Home » 2013 » May

Monthly Archives: May 2013

¿Quién estuvo detrás de la edición del vídeo de Collateral Murder? (Borrador)

El 5 de abril de 2010 Wikileaks publicaba un vídeo en el que se muestra como soldados estadounidenses disparaban desde dos helicópteros Apache contra civiles en Bagdad (incluidos dos miembros del equipo de Reuters). Los hechos se habían producido el 12 de julio de 2007.

Wikileaks publica una versión completa de 38 minutos y una versión editada (con un análisis inicial) de 17 minutos. Entre las personas que colaboraron en la edición y aparecen en los créditos de la versión editada se encuentran:

Imagen

Fuente: Collateral Murder

Rop Gonggrijp: Hacker holandés fundador XS4ALL (Access for all), una compañía proveedora de servicio de internet. En diciembre de 2010 (poco después del Cablegate) el Departamento de Justicia de los Estados Unidos emitió una subpoena (orden) a Twitter para revelar información de cuentas relacionadas o asociadas con Wikileaks. Una de ellas era la de Rop Gonggrijp. Su cuenta en twitter es @rop_g.

Kristinn Hrafnnsson: Periodista islandés de investigación. En la actualidad es el portavoz de Wikileaks. Durante la crisis islandesa fue uno de los miembros del equipo del programa de televisión Kompás que desveló las malas prácticas de la banca islandesa. Periodista islandés del año en 2004, 2007 y 2010.

Ingi Ragnar Ingason: Director islandés. Compañero de Hrafnnson en Kompás. Fundador de Sunshine Press Productions.

Birgitta Jonsdottir: Miembro del parlamento islandés desde 2009. En la actualidad representa al Partido Pirata. Portavoz de la Icelandic Modern Media Initiative. Su cuenta en Twitter es @birgittaj.

 Imagen

Fuente: Collateral Murder

Gudmundur Ragnar Gudmundsson: Activista islandés que ayudó a establecer el primer proveedor de internet en este país. Ha sido asesor de la International Modern Media Institute. Es el fundador de la Associated Whistleblowing Press.

Karl Neptunus Hirt: Candidato por el Partido Pirata en las últimas elecciones islandesas.

Jenny Lee: Periodista estadounidense que ha trabajado entre otros medios para The New York Times. Miembro de los comités del Center for Public Integrity y de la Nieman Foundation.

Smári MaCarthy: Director del International Modern Media Institute. Fundador de Shadow Parliament Project (iniciativa legislativa islandesa a través de crowdthinking). Fue candidato por el Partido Pirata en las últimas elecciones islandesas. Su cuenta de Twitter @smarimc.

Daniel Schmitt: Su nombre real es Daniel Domscheit-Berg. Activista alemán que durante los primeros años (hasta septiembre de 2010) fue el portavoz de Wikileaks. Puso en marcha Openleaks. Autor del libro Dentro de WikiLeaks.

Gottfrid Svartholm: Hacker sueco. Cofundador de The Pirate Bay.

Þórgnýr Thoroddsen: Activista islandés. Cineasta freelance.

Jérémie Zimmermann: Cofundador de La Quadrature du Net. Una organización que defiende los derechos y las  libertades de los ciudadanos en Internet. Coautor, junto a Jacob Appelbaum, Andy Müller-Maguhn y Julian Assange  del libro Cypherpunks: Freedom and the Future of the Internet (2012).

Advertisements

Secreto y transparencia tras el 15-M (borrador)

Toda la cultura occidental está penetrada por una cuestión obsesiva: “¿Cómo encontrar un modo de codificar la información que garantice el secreto absoluto?” (Fabbri, 1995: 19).

El objetivo de este trabajo es analizar la relación entre estado y ciudadanía y la evolución de lo público (entendido como lo relacionado con el Estado, como lo accesible, pero también lo que afecta a todo el mundo) en nuestro país desde el 15 de mayo de 2011 a partir de las categorías de secreto y transparencia.

Antes del 15-M esta relación se veía en términos de la posibilidad de ocultar y desvelar y no tanto a partir de la posibilidad de construir mecanismos para profundizar en la calidad democrática, en la rendición de cuentas y en la formación de estructuras de participación ciudadana.

Desde un punto de vista público, el Estado y los “secretos de estado” tradicionalmente han estado unidos por el ejercicio de poder y por la “primacía de la seguridad sobre la libertad”. Estos secretos de estado se justificaban por la necesidad de controlar y omitir información a la ciudadanía para preservar la seguridad y garantizar la estabilidad del sistema, pero también como un mecanismo de control ante los que no conocen (porque no tienen la información necesaria para ello). De esta forma, la censura era vista como ausencia de información y presencia (en ausencia) de secretos.

Hasta el 15-M la relación entre participación ciudadana, tecnología y esfera pública estaba muy determinada por una cultura de la opacidad y de la filtración y por una noción de información basada en la sociología descrita por Georg Simmel en El secreto y la sociedad secreta (1908): “Del misterio y secreto que rodea a todo lo profundo e importante, surge el típico error de creer que todo lo secreto es al mismo tiempo algo profundo e importante”.

No hace falta recordar que uno de las raíces del 15-M estuvo en el movimiento #Nolesvotes y en las filtraciones reveladas por el Cablegate (noviembre de 2010) que ponían en evidencia las conversaciones entre Estados Unidos y España para regular la llamada “Ley Sinde”.

La transparencia, como bien sabemos, está muy unida a la confianza; al fin y al cabo, tal y como señalaba Giddens “la primera condición de los requisitos de la confianza no es la falta de poder, sino la falta de una información completa” (Giddens, 1994).

Esa corriente filosófica y política, unida a la falta de confianza en los Estados, se ejemplificará en uno de los principios de Wikileaks: privacidad para el débil, transparencia para el poderoso (Assange, 2012). Este principio se basa en los viejos postulados del activismo de los 90, Do it Yourself; y de un movimiento cultural que no creía “en la sinceridad de la comunicación a gran escala” (Wolton, 1999).

Paralelamente, y muy vinculado al 15-M -en la medida en que “cada generación necesita de un acontecimiento, de una experiencia colectiva que le permita configurar un estilo de vida propio” (Manheim)-, se está desarrollado otro movimiento (inicialmente más minoritario, pero que poco a poco ha ido mostrando la coherencia de sus limitaciones) que aboga por mecanismos de transparencia para redefinir la concepción de lo público. Esta corriente se relaciona principalmente con el Gobierno Abierto, el movimiento open data y con las tecnologías cívicas.

Desde esta perspectiva, la confianza establece relaciones entre poder y control, pero también de crédito. La confianza tiene algo de natural, de etología, de conocimiento del territorio. Por su parte, la desconfianza tiene algo de cultural, de creación de reglas para el mantenimiento natural de la confianza.

De ahí la necesidad de estructuras abiertas, vivas, etc. y proyectos desarrollados colaborativamente que reduzcan la necesidad de información y aumenten la confianza entre los miembros del sistema. “La confianza se convierte en un factor importante de ahorro sobre los costes de transacción en cuanto consiente reducir la necesidad de información para el control y la vigilancia” (Lozano, 2003: 66).

Una de las grandes enseñanzas de Wikileaks es que no es más poderoso el que más información tiene, sino el que más densidad significativa sea capaz de crear con esa información. Desde esta perspectiva, los estados precisan de una nueva política de transparencia y de relación con los medios y con sus ciudadanos que facilite una transición más rápida al llamado Open Government.

Esa labor proactiva, nos facultará para crear más rápidamente instituciones que gestionen la información a partir de una cultura que está redefiniendo la noción de comunidad.

¿La transformación del intermediario? Préstamos p2p y social lending

Préstamos entre particulares (p2p lending), préstamos de particulares a pequeñas empresas (p2b lending) y préstamos sociales han llegado para quedarse. Se trata de ‘nuevos intermediarios que hacen de intermediarios de los intermediarios tradicionales’ (banca tradicional). Esto, en principio y gracias a Internet pero también a todo un movimiento político, económico y social que está configurándose puede ser positivo.

En 2005 se lanzaba en el Reino Unido Zopa (zone of possible agreement), una compañía que se presentaba como alternativa a los bancos tradicionales y que facilitaba el préstamo entre particulares. En septiembre de 2011 ya había permitido el préstamo de casi 150 millones de libras (en este momento alcanzan los 307 millones de libras).

En octubre de 2010, también en el Reino Unido, aparecía Ratesetter, que hasta ahora ha permitido 73 millones de libras de ‘préstamos p2p’ y cuenta con más de 200.000 usuarios registrados.

Funding Circle, por su parte, posibilita el préstamo a pequeños negocios permitiendo, según señalan, un retorno medio neto del 6,2% (los préstamo superan los 100 millones de libras). ‘Ratesetter’, ‘Funding Circle’ y ‘Zopa’ han creado la P2p Finance Association. Entre los tres han facilitado más de 100 millones de libras en los cinco primeros meses de 2013.

Sigue leyendo aquí.

Bancos de tiempo y monedas sociales en España

La confluencia de la crisis e Internet ha generado múltiples posibilidades para el procomún en sus vertientes económica y social (en nuestro país, impulsado además por todo el movimiento ciudadano desarrollado en torno y a partir del 15-M).

Desde un punto de vista económico, su máximo exponente es el crowdfunding.  Massolution estimó que en 2012 el crowdfunding movió 2.700 millones de dólares en todo el mundo (un 81% más que en 2011) y que la cifra alcanzará los 5.100 millones de dólares en 2013.

Según crowdsourcing.org hay 550 plataformas a nivel mundial (lo que supone un incremento de hasta el 600% en tan solo cinco años) de las cuáles cerca de 60 se encuentran en España (cerca del 11%).

Desde un punto de vista social, tal y como señala Antoni Gutiérrez-Rubí, “la cultura del procomún, como pilar del pensamiento alternativo, tiene tres ventajas que la hacen atractiva: a) se puede aplicar en la vida cotidiana y personal; b) genera pensamiento y práctica como procesos inseparables; c) su dinámica es de abajo-arriba, experimental y práctica, posible y confiada”.

Los ejemplos más significativos de procomún y economía colaborativa tienen que ver con el p2p y el acceso abierto a la ciencia y a la nueva economía del conocimiento, comunidades de alimentos, sistemas de trueque, tecnologías cívicas y, sobre todo, bancos de tiempo y monedas sociales.

Sigue leyendo aquí.

Wikileaks. ¿un cambio de paradigma?

Aunque Wikileaks (Filtraciones rápidas en hawaiano) fue registrado el 4 de octubre de 2006, no será hasta enero de 2007 cuando empiecen a aparecer las primeras filtraciones (su salto a los medios de comunicación internacionales se dará con la publicación del vídeo Collateral Murder). Wikileaks se presentaba como una plataforma con el diseño de Wikipedia (aunque sin ningún tipo de vinculación) creada por el australiano Julian Assange con el objetivo de “establecerse como servicio público y proteger a informantes, periodistas y activistas”.  En la fundación de Wikileaks se conjetura que participaron también disidentes y activistas informáticos procedentes de China, Taiwán, Europa, Australia, y Sudáfrica. En poco tiempo saltó a los medios tradicionales por la publicación de informes anónimos y documentos filtrados que se presuponía intentaban siempre preservar el anonimato de sus fuentes a través de un estricto sistema de protocolos (Domscheit-Berg, D., 2011).

Será con el inicio del Cablegate el 28 de noviembre de 2010 y el comienzo de la filtración de una mínima parte de los 251.287 cables procedentes de las embajadas de Estados Unidos en todo el mundo (catalogados en tres categorías: sin clasificar, confidenciales y secretos) cuando realmente la notoriedad de Wikileaks empieza a ser visible. Esta vez, además de poner los documentos filtrados a disposición de quien visitaba su página web, la organización pactó su difusión con cinco periódicos de referencia internacional (Le Monde, New York Times, The Guardian, el semanario Der Spiegel y El País), los cuales acordaron su publicación simultánea.

¿Qué se supone que cambiaba inicialmente con Wikileaks (y especialmente con el Cablegate)?, ¿Qué ha cambiado con Wikileaks? Y finalmente, ¿Qué puede cambiar con Wikileaks?

Por consiguiente, y para analizar un evento mediático de estar características, es necesario acudir a los dos paradigmas comunicacionales clásicos:

1.- El informacionalista: Donde lo importante no es el contenido sino el ruido, el transporte y la forma y que fue iniciado por Shannon y Weaver (1949), desarrollado por McLuhan (1987) y por la “sociedad de la información” (Castells, 2002) con el culto a la transparencia (Vattimo, 1990) y reactualizado por Manovich (2008) a través del aforismo “el software es el mensaje”.

2.- El estratégico y dramatúrgico. Desarrollado por Thomas Schelling (1964), Erving Goffman (1987), Paolo Fabbri (1995) y Umberto Eco (1975), entre otros autores, donde el análisis se centra en figuras conflictuales como el secreto, lo privado, el rumor, la sospecha, la teatralización de la vida cotidiana, etc.

Sigue leyendo aquí.

 

El Excel de Reinhart y Rogoff. ¿Un problema de transparencia en el discurso académico (y/o económico)?

excel

Fuente: Washington Post

1.- La distinción entre cronología y temporalidad

La Comisión Europea reconoció que se había servido del análisis de Reinhart y Rogoff (2010) en el que se afirmaba que unos niveles de deuda pública por encima del 90% del PIB tenían un impacto negativo en el crecimiento, aunque señalando que sólo había sido uno de los estudios utilizados (el artículo de Reinhart y Rogoff puede leerse en este enlace).

Thomas Herndon, Michael Ash y Robert Pollin publicaron un análisis el 15 de abril de 2013 (puede leerse en este enlace) en el que señalaban que el trabajo de Reinhart y Rogoff contenía “errores de codificado”, una “exclusión selectiva de datos disponibles”, y una “ponderación no convencional de estadísticas sumarias”, que llevaron a “graves errores que representan de manera imprecisa la relación entre la deuda pública y el crecimiento del PIB en 20 economías avanzadas en el periodo postguerra” (entre 1946 y 2009).

Por otra parte, afirmaban que la tasa media de crecimiento del PIB para países con un nivel de deuda superior al 90 % es realmente del 2,2 % durante el periodo analizado y no del -0,1 % como afirmaban en su estudio Reinhart y Rogoff.

Corregir el error de codificación varía el resultado en 0,3 puntos (gráfico revisado).

comparativa

Fuente: NYT

El 5 de mayo Reinhart y Rogoff publicaban un documento donde corregían sus errores (puede verse aquí), además de explicar la secuencia de su trabajo.

– En 2008, publican el primero de tres papers en la American Economic Review Papers and Proceedings.

– También señalan, por ejemplo, los problemas para encontrar datos fiables sobre España entre 1959 y 1980 y como consecuencia su exclusión.

El 26 de abril habían respondido en el NYT que “hemos compartido nuestros datos con cientos de investigadores y desde 2011 hemos publicado en línea la difícil reconstrucción histórica de la deuda con respecto al PIB a través de hojas de cálculo bien documentadas. El proyecto de publicar nuestro conjunto de datos relativos a las crisis financieras es una tarea de enormes proporciones. Fue la base para nuestro libro de 2009 (…) Así que simplemente estamos asombrados cuando los bloggers y comentaristas irresponsables dicen que no hemos compartido nuestros datos de la deuda. El acceso abierto a nuestros datos ha sido central en todo nuestro proyecto”.

En el artículo original señalaban que la base de datos incorporaba más de 3.700 observaciones anuales cubriendo un amplio rango de sistemas políticos, instituciones, regímenes de tipos de cambio y circunstancias históricas. Además agradecían a Olivier Jeanne (profesor de la Johns Hopkins y miembro durante 10 años del FMI) y Vincent R. Reinhart (miembro durante 6 años de la Reserva Federal).

Por su parte, Herndon, Ash y Pollin señalan en su análisis: “En su website Reinhart y Rogoff ofrecen acceso público a los datos históricos de los países para la deuda pública y el crecimiento del PIB en hojas de cálculo con la documentación completa de las fuentes. Sin embargo, en las hojas de cálculo no se incluyen orientaciones sobre las series exactas de datos, año, y los métodos utilizados”.

En este enlace al website de Reinhart y Rogoff se pueden encontrar las bases de datos por país y tema.

Errores de codificación. Transparencia en el proceso

Reinhart y Rogoff escribieron en el excel AVERAGE (L30:L44) en vez de AVERAGE (L30:L49) y dejaron fuera del análisis a Australia, Austria,Bélgica, Canadá y Dinamarca (su proximidad en el alfabeto ha hecho indicar que fue más una omisión involuntaria).

El material completo fue compartido con Herndon, Ash and Pollin cuando éstos intentaron replicar la investigación y no lo consiguieron.

Exclusión selectiva de datos disponibles (transparencia en los motivos)

Aunque existían datos de países de 110 años, utilizaron96 de estos años.

Por otra parte, excluyen los datos de Australia en periodo de postguerra (1946-1950), Nueva Zelanda (1946-1979) y Canadá (1946-1950). Los resultados de Nueva Zelanda parecen los más significativos puesto que Rogoff y Reinhart usan el dato de 1951, cuando la deuda pública en este país superó el 90% (como de 1946 a 1949) y el PIB bajó un 7,6%. Sin embargo, señalan Herndon, Ash y Pollin que entre 1946 y 1949 el PIB creció un 2,6%.

Reinhart y Rogoff afirmaron que aunque en ese momento no disponían de esos datos sobre Nueva Zelanda, desde que los obtuvieron los han incorporado a estudios posteriores.

Ponderación no convencional de estadísticas sumarias (transparencia en el proceso)

Se ha cuestionado la metodología empleada, la de dar el mismo peso a cada país. Aunque se podían haber empleado “técnicas estadísticas más sofisticadas”,  no lo hicieron. Herndon, Ash y Pollin señalan por ejemplo una valoración de país/años.

De esta forma, Reinhart y Rogoff decidieron hacer la media del crecimiento de todos los años en los que un país superaba el 90% de deuda, independientemente de que esta situación se diera en un país una vez o veinte veces en el periodo de tiempo analizado.

Problema de publicación de los datos utilizados (transparencia en los resultados).

Si no hay transparencia ni en los motivos ni en el proceso, en algún momento pueden aparecer dudas sobre los resultados.

1.- El estudio se publicó en un número especial de la American Economics Association que no tiene peer review (revisión de pares). Como señaló Jesús Fernández-Villaverde, catedrático de la Universidad de Pensilvania, en El País “la AER es muy estricta en sus normas de publicación. Además de una evaluación previa de los artículos, siempre obliga a hacer públicos los datos y el software que utilizas (…) Es un número (…) para plantear ideas provocadoras, aunque estén a medio desarrollar”.

 2.- El uso del Excel no parece ser el más utilizado por los académicos (En este artículo de Gonzalo Rivero pueden encontrarse algunas alternativas).

3.- Factores ideológicos.

Ambos estuvieron en el pasado vinculados al Fondo Monetario Internacional (FMI).

El marido de Carmen Reinhart es Vincent Reinhart es economista jefe para EEUU del banco de inversión Morgan Stanley.

4.- Problema de causalidad y casualidad

Reinhart y Rogoff señalan que tienen mucho cuidado en hablar de asociación y no de causalidad desde la publicación de su libro en 2009, This Time is different (en español Esta vez es distinto. Ocho años de necedad financiera)

Según Paul Krugman “el artículo se publicó justo después de que Grecia entrase en crisis y apelaba directamente al deseo de muchos funcionarios de virar del estímulo a la austeridad” (había tenido una disputa con Rogoff por la crítica que el premio Nobel hizo del FMI en su libro El malestar en la globalización, 2002).

5.- Problema de visibilidad versus influencia. Auctoritas versus autoridad

El estudio ha sido defendido por  Olli Rehn (comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios), George Osborne (ministro del Tesoro británico) o Paul Ryan (congresista republicano que optó  a la vicepresidencia de EE UU).

Los autores habían adquirido gran credibilidad por el libro This Time is different del que Joaquín de Estefanía dirá en El País: “La historia económica es una de las ciencias sociales que más ha avanzado. A través de la evidencia empírica que proporciona (datos, series largas, interpretaciones fundadas…) es posible arriesgar, con mayores seguridades, qué puede suceder en el futuro, sin falsos determinismos”.

Como explica Miquel Roig, “De las siete Previsiones Económicas publicadas desde 2010, solo en una no se ha citado el estudio polémico de Reinhart y Rogoff, ni tampoco se ha usado el nivel de deuda pública del 90% del PIB como referencia”.

En este enlace se pueden encontrar citas del trabajo en los principales medios desde que fue publicado hasta febrero de 2011 (y que fueron recogidas por los autores).

Por su parte,Thomas Herndon es un estudiante de 28 años que está realizando su doctorado en Economía en la Universidad de Massachusetts y que buscó el apoyo de dos profesores para publicar su investigación.

 6.- Lenguaje

Las siglas con las que los tres autores firman el trabajo, HAP, tomada de la inicial de sus apellidos, ha inspirado ya una expresión entre los estudiantes: “To get happed”, que alguien te señale los errores.

Por su parte, Bradford DeLong (ex secretario adjunto del Tesoro de EE UU, profesor de Economía en la Universidad de California en Berkeley e investigador asociado en la Oficina Nacional de Investigaciones Económicas) señaló que “El principal error que cometieron Reinhart y Rogoff en su análisis —de hecho, el único error significativo—fue su uso de la palabra umbral”.

Reinhart y Roggof hablan de asociación frente a causalidad. La derivación hace que se utilice el término correlación.

7.- Problema de reversibilidad temporal y memoria multimedia

Hay estudios que, a medida que crece su importancia, son revisitados y necesitan reproducir el análisis desde el principio. Se trata de iniciadores de prácticas discursivas.

Cuestiones por resolver

1.  Un discurso que evoluciona y que se pierde porque no se acude a las fuentes originales. Relación entre autor y texto.

2.  Un discurso que evoluciona y se pierde porque nadie intenta emularlo desde el inicio. Relación entre desinformación voluntaria y falta de seguimiento por parte de medios y lectores de la historia.

3.   Problemas para manejar tal cantidad de datos por sólo dos personas

4.- Muchas veces hay más información en lo no dicho que en lo dicho. ¿Qué se puede sacar de esas bases de datos?

5.- Hipótesis del refuerzo. Tendencia a no ver errores cuando se van reforzando nuestras hipótesis previas.

¿Qué pasó con la Ley de Transparencia en España?

A las 9 de la mañana del miércoles 13 de marzo de 2013 comenzaba la campaña en Twitter “¿Dónde está la ley de #transparencia? #PreguntaCongreso. Estaba promovida por Access Info Europe, la Fundación Ciudadana Civio y Qué Hacen los Diputados.

Su objetivo era la publicación, por parte de la Comisión Constitucional, de:

  • Un calendario con las fechas de las comparecencias de expertos que quedan y con las fechas de las votaciones.
  • La lista de los expertos que van a comparecer antes de la votación de la ley.

El Proyecto de Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno había entrado en el Congreso 228 días antes y en ese periodo hubo hasta 20 ampliaciones en el plazo que tenían los grupos parlamentarios para presentar sus enmiendas al texto.

Sigue leyendo aquí.

El homo telepoliticus

   Señalaba Scott Lash que no hace mucho tiempo un Jefe de Estado actuaba en un ámbito nacional y público,mientras que los nuevos políticos son a la vez globales y privados.

   Esta afirmación nos permite explicar porqué somos capaces de mostrar nuestra adhesión por Segolène Royal o Nicolas Sarkozy, por Silvio Berlusconi o Walter Veltroni, por Barack Obama o Hillary Clinton -si no nos hemos decidido ya a dar nuestro apoyo a John McCain-.

Sin embargo, la diseminación parcial de las coordenadas espacio-temporales introducida por el acceso masivo a las nuevas tecnologías también ha empezado a modificar estas variables.

· La Cultura de la Visibilidad, al menos en este escenario simbólico, traspasa la esfera de lo público -entendido como aquello relacionado con el Estado pero también como lo abierto, accesible al público- para introducirse en el terreno de lo privado.

   De ahí que podamos saber más de un candidato de los Estados Unidos o de un Presidente de un país europeo que de nuestros propios representantes políticos.

Sigue leyendo aquí (20 de abril de 2008).

7 reflexiones a través de 7 artículos sobre el 15-M

1.-  “Cada generación necesita de un acontecimiento, de una experiencia colectiva que le permita configurar un estilo de vida propio”.

http://aletheiamuip.com/2011/06/06/15-m-del-agora-audiovisual-a-la-plaza-publica/

2.- “Mito 1: en las redes sociales no hay jerarquías. No es cierto que las redes que emergen en Facebook o en Twitter sean estructuras horizontales donde las jerarquías no determinan el flujo de información o el funcionamiento de las dinámicas colectivas. En realidad, las redes digitales son estructuras altamente centralizadas, donde la mayoría del contenido es producido y consumido por una minoría de usuarios”.

http://www.eldiario.es/piedrasdepapel/vemos-redes-sociales_6_132346779.html

3.- “Les preocupaba más la inclusividad que la horizontalidad del movimiento. Para ellos un movimiento “sin líderes” era importante no sólo porque estableciera un protocolo para asambleas no-jerárquicas, sino sobre todo porque desdibujaba los límites entre el “dentro” y el “fuera” del movimiento”.

http://www.eldiario.es/interferencias/15-M-Occupy_Wall_Street_6_132346774.html

4.- “Decenas de proyectos gestados al calor del 15M son ahora la prueba más palpable de que el movimiento no solo protesta sino que actúa a diferentes escalas”.

http://www.eldiario.es/politica/hijos-andan-solo_0_130887633.html

5.- “En sus inicios representaba a los indignados, hoy a los desposeídos: de sus casas, de su bienestar, de sus derechos sociales y democráticos”.

http://politica.elpais.com/politica/2013/05/11/actualidad/1368298983_295130.html

6.- “Los movimientos previos al 15M tenían entre sus características fundamentales una tendencia a cristalizarse en estructuras, identidades y formas de organización poco abiertas a dicha mutación. Entre otras cosas porque mutar también significa dejar atrás algunas cosas”.

http://www.diagonalperiodico.net/la-plaza/lo-no-muta-muere.html

7.- “El 15-M fue un movimiento privilegiado porque tuvo un campo de aprendizaje en las revueltas de Argelia, Túnez y Egipto”.

http://www.zoomnews.es/48458/especiales/las-caras-del-15-m/carmela-rios-15-m-contado-140-caracteres

15-M: del ágora audiovisual a la plaza pública

1.- De la Puerta del Sol a la Plaza de la Solución.

El objetivo de esta ponencia es analizar cómo se configuran los procesos de significación en un espacio público y urbano como la Puerta del Sol ante un acontecimiento “histórico” como el acaecido en el mes de mayo de 2011 en Madrid.

Yvette Marin (1996: 70) definirá el espacio, “no sólo como indicador sino también como origen de las relaciones sociales”  y Kant como “la posibilidad de coexistencia”. La Puerta del Sol es, probablemente, el lugar más simbólico de Madrid frente a otros enclaves reivindicados como La Moncloa (lugar que, algunos que no habían entendido el porqué de los acontecimientos, reclamaban que debiera ser el objetivo de las protestas por su supuesto carácter político). La Moncloa precisamente representa la privatización del espacio público, en el sentido de abierto, disponible y accesible a todo el mundo, pero también de lo que afecta a todo el mundo.

Sigue leyendo aquí.