Home » Actualidad » Wikileaks. ¿un cambio de paradigma?

Wikileaks. ¿un cambio de paradigma?

Aunque Wikileaks (Filtraciones rápidas en hawaiano) fue registrado el 4 de octubre de 2006, no será hasta enero de 2007 cuando empiecen a aparecer las primeras filtraciones (su salto a los medios de comunicación internacionales se dará con la publicación del vídeo Collateral Murder). Wikileaks se presentaba como una plataforma con el diseño de Wikipedia (aunque sin ningún tipo de vinculación) creada por el australiano Julian Assange con el objetivo de “establecerse como servicio público y proteger a informantes, periodistas y activistas”.  En la fundación de Wikileaks se conjetura que participaron también disidentes y activistas informáticos procedentes de China, Taiwán, Europa, Australia, y Sudáfrica. En poco tiempo saltó a los medios tradicionales por la publicación de informes anónimos y documentos filtrados que se presuponía intentaban siempre preservar el anonimato de sus fuentes a través de un estricto sistema de protocolos (Domscheit-Berg, D., 2011).

Será con el inicio del Cablegate el 28 de noviembre de 2010 y el comienzo de la filtración de una mínima parte de los 251.287 cables procedentes de las embajadas de Estados Unidos en todo el mundo (catalogados en tres categorías: sin clasificar, confidenciales y secretos) cuando realmente la notoriedad de Wikileaks empieza a ser visible. Esta vez, además de poner los documentos filtrados a disposición de quien visitaba su página web, la organización pactó su difusión con cinco periódicos de referencia internacional (Le Monde, New York Times, The Guardian, el semanario Der Spiegel y El País), los cuales acordaron su publicación simultánea.

¿Qué se supone que cambiaba inicialmente con Wikileaks (y especialmente con el Cablegate)?, ¿Qué ha cambiado con Wikileaks? Y finalmente, ¿Qué puede cambiar con Wikileaks?

Por consiguiente, y para analizar un evento mediático de estar características, es necesario acudir a los dos paradigmas comunicacionales clásicos:

1.- El informacionalista: Donde lo importante no es el contenido sino el ruido, el transporte y la forma y que fue iniciado por Shannon y Weaver (1949), desarrollado por McLuhan (1987) y por la “sociedad de la información” (Castells, 2002) con el culto a la transparencia (Vattimo, 1990) y reactualizado por Manovich (2008) a través del aforismo “el software es el mensaje”.

2.- El estratégico y dramatúrgico. Desarrollado por Thomas Schelling (1964), Erving Goffman (1987), Paolo Fabbri (1995) y Umberto Eco (1975), entre otros autores, donde el análisis se centra en figuras conflictuales como el secreto, lo privado, el rumor, la sospecha, la teatralización de la vida cotidiana, etc.

Sigue leyendo aquí.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s